Cosas que los nietos deberían saber

Y los alumnos, sean nietos o no, añado.

Aquí os dejo una propuesta de lectura para alumnas de 4.º de ESO y bachillerato. Me gusta esta etapa especialmente porque es la del cambio a la literatura adulta, que en muchos casos ellos asocian únicamente a los grandes clásicos canónicos y en el fondo esto los asusta. Porque quizás es la hora de admitir que leen más de lo que parece y les importa la lectura más de lo que parece. Por eso me encanta ver sus caras cuando descubren que la literatura actual puede ser divertida, transgresora y adictiva.

En estos casos si puedo les dejo mi ejemplar personal (con la amenaza de que no se sacan la ESO o no van a las PAU si no me lo devuelven…  😛 ). De alguna manera creo que se lo hacen más suyo. Están más receptivos a su lectura. Se establece una implicación emocional con el libro. Se crea una complicidad que se puede aprovechar para seguir haciendo crecer al lector o establecer puentes para resolver otros asuntos de ámbitos académicos y personales. También procuro hacer un acompañamiento, especialmente los primeros días, y si veo que conectan con el libro ya los dejo tranquilos con la lectura. Prestar los volúmenes personales también implica que se interesen más por determinadas lecturas: y es que no es muy difícil oír luego un  “Profe, yo también quiero que me recomiendes algún libro”. Sin ir más lejos, este mismo de “Cosas…” lo tengo en lista de espera de un par de alumnos más. Pueden elegir otros, pero quieren este: el deseo de leer ya se ha encendido, el resto es magia.

mark

Dejo la transcripción literal de una valoración personal  informal grabada de uno de los miembros de mi alumnado que ha leído voluntariamente el libro:

A veure… algunes coses que m’han agradat d’aquest llibre… Hi ha una cosa que m’ha encantat moltíssim d’aquest llibre… que és que va molt directe i és molt senzill… que t’explica la forma d’explicar-se… Espera’t, sí, a la pàgina 27… és que tinc el llibre al davant… M’agrada la manera que té d’ensenyar com diferents formes de narrar, no? Hi ha una que li fica moltíssimes floritures, una altra que és com més poètic i després hi ha la que ell explica, que és més directa, més senzilla, i que explica les coses tal com són. I també la sinceritat de l’autor és… no sé… m’agrada molt perquè justament amb aquesta sensibilitat aconsegueix que el lector es fiqui [a la trama del llibre]… o sigui, agafi un rol de protagonista, o sigui, no sé com explicar-me, jo al menys em vaig sentir així. Que és tan senzill que al final et sents… que no és… no és… O sigui, que tu ets un personatge més, saps?

Després… després… m’ha agradat que fiqui trossos de les cançons que ell escriu, és com molt íntim, a més que dona una explicació de cada cançó, de cada vers… Que és una cosa molt personal, molt íntima i no sé… M’ha agradat moltíssim, però a vegades se m’ha fet difícil i no m’ha agradat. És a dir, m’explico, quan parla per exemple, amb unes persones que no li cauen bé és molt directe i pel meu gust és massa directe. Però, bueno, sí, al mateix temps això també m’agrada, o sigui és com una mica contradictori: m’agrada però no m’agrada.

I la història és que ja ho diu al principi, ara no me’n recordo ben bé exactament. Diu que no és un famós però que ha viscut coses de famosos i realment és que és això. O sigui, tu et llegeixes aquesta biografia, perquè és una biografia i no un llibre per fer-se publicitat i dius: en veritat tu això li expliques a algú i es pensa que és un famós i en veritat, realment, jo almenys, no el coneixia i ara em dona la sensació que el conec de tota la vida, que és com si fos quasi de la família.

També m’ha agradat moltíssim que expliqui realment com és cada etapa de la vida, o sigui, explica molt bé les sensacions, els sentiments d’adolescents i després també de la vellesa… Vull dir… quan es mor la seva mare més que quan es mor el seu pare, però és això: el que seria el més dur de la vida també ho fa com maco perquè també explica, per exemple, quan va haver de deixar la casa i se n’ha de desfer dels objectes de la casa on ell vivia. Doncs clar, això és súper dur, però ho explica d’una manera que ho troba tan normal… o sigui… Suposo que és la seva experiència el què li fa veure que allò és normal i per això t’ho explica així. Però parlar de la mort d’una manera tan normal… que en aquesta cultura occidental nostra no está tan normalitzat… Això… no ho sé… també em va atreure moltíssim.

És una lectura molt diferent de totes les que he fet fins ara. Només havia llegit un altra biografia de petita… Gairebé ni m’enrecordo ja d’ella… Bueno, de veritat, era força avorrida… amb aquesta, comparades són molt diferents. A mi aquesta m’ha encantat: m’ha fet riure, m’ha fet plorar, m’ha fet reflexionar moltíssim i m’ha fet veure les coses de diferent manera, també s’ha de dir. I, a més, em resultava inevitable escoltar les cançons després d’haver llegit els motius que el protagonista tenia per haver escrit la cançó de torn i com la va escriure… com li donava forma i fins i tot, no sé… com arribava a escollir unes paraules en lloc d’unes altres… encara podies “sentir-ho més”, podies sentir més el llibre i tenir una millor experiència llegint… No sé, a mi m’ha canviat, m’ha canviat moltíssim aquest llibre… no sé… m’ha agradat moltíssim. A sobre m’ha permès conèixer una banda de música que m’encanta ara i que sona molt diferent. El primer dia que vaig escoltar el disc sobre el què està fet el llibre no em podia concentrar… no sabia què m’atreia més: si la música o el llibre, però al final, no sé, era com un tot. Ha sigut com una experiència única. Ara recordo els dies en els que he llegit el llibre i no em puc imaginar sentint una altra cosa i a l’inrevés: sento el disc o algun altre disc del seu grup i em recordo a mi mateixa llegint el llibre… No m’havia passat mai això, saps?

A qui el recomanaria? Jo el recomanaria a tothom. Bé, a tothom no, perquè si ets una d’aquelles persones que no et planteges les coses doncs no el gaudiràs, però si busques una mica dins teu o busques a les persones del teu voltant és que és un llibre perfecte. Jo el recomanaria per a qualsevol alumne de Batxillerat perquè ja som prou madurs i alguns de 4t d’ESO per exemple, i també als adults.

Cosas que los nietos deberían saber, de Mark Oliver Everett.

Anuncios

El decálogo de las lecturas en clase.

Todos tenemos en nuestra mente la imagen de nuestros adolescentes quejumbrosos ante el anuncio de la enésima lectura escolar. La situación no parece haber cambiado en demasía: uno de los habituales quebraderos de cabeza para los centros educativos es el tratamiento de la lectura. Sí, la teoría nos la sabemos muy bien: es responsabilidad de todo el claustro el inculcar el espíritu lector en nuestros alumnos, además es una de las competencias básicas esenciales de cualquier programación, y, por supuesto, esto debe estar bien resaltadito en el proyecto educativo de centro, no sea que inspección nos dé un toque… Pero no nos engañemos: por lo que uno ha podido ver, salvo excepciones, esta hercúlea tarea se asigna, por no decir abandona en algunos casos, a manos de los profesores de lengua y literatura, que por eso “… lo de la lectura es  lo vuestro.” (sic).

Hastiado de la usual dinámica de lectura había probado diversas fórmulas: unas más complicadas que otras y con desigual resultado. Erraba el tiro. Lo importante no era llegar al destino, sino disfrutar del viaje. Algo que resultó esencial para mí fue la decisión de premiar a los alumnos que leen en lugar de perseguir vanamente a los que no lo hacen. Puede parecer una obviedad, pero es fácil caer en la trampa de subrayar siempre lo negativo.

Tampoco ahora tengo ningún método maravilloso, queda dicho de antemano, pero al menos siento que la dinámica es diferente y que tanto profesor como alumnos salimos contentos de haber construido una clase juntos. La idea de las tertulias literarias la recojo el curso pasado de María José Chordá. En realidad es una metodología sencilla que cualquiera puede aplicar: comentar en clase lo que hemos leído y anotado en casa. Ya lo veo, algún listo se forrará llamándolo Flipped reading™. Justo es admitir que el año pasado lo intenté y no acabó de funcionar. De ello aprendí que las cosas, y más en el mundo educativo, tienen un tiempo de maduración. Al lío, el procedimiento es el siguiente:

  1. Acordamos con nuestro alumnado el número de páginas/capítulos que todos nos comprometemos a leer en casa. Es importante negociar el acuerdo y que este sea lo más amplio posible ya que así se incorporará y lo cumplirá un mayor número de alumnos. La responsabilidad de hacer la clase es de todos. Si no leen, no hay tertulia. Simple.
  2. No solo lo leemos sino que acordamos marcar aquellos pasajes que nos gustaría comentar con los compañeros. Mi experiencia me dice que es aconsejable recomendarles, al menos al principio, un número mínimo de fragmentos/subrayados: los alumnos lectores lo superarán sin problemas y a los que les cuesta más, tendrán un referencia clara del trabajo mínimo que se les pide.
  3. Dejo enlazada en una ficha de evaluación para el profesorado. Más abajo podéis ver la ficha en la que se localizan los fragmentos, se transcriben y lo más importante: se anotan las ideas que el alumno relaciona con el pasaje seleccionado. Mi recomendación es que estas ideas no se redacten excesivamente, simplemente que escriban las palabras como si fuera una simple asociación de ideas. Así se evita que los alumnos simplemente lean lo que tienen escrito y se fuerzan a articular un discurso oral público.
  4. Respecto al punto anterior: es ideal que el profesor también traiga su ficha completada. No solo sirve de guía para tratar los puntos esenciales de la lectura de la semana sino que los alumnos aprecian que se les trata de igual a igual y se rompe con la dicotomía profesor-emisor vs. alumno-receptor, que parece mentira que a estas alturas todavía haya que recordar esto. Al final de la lectura se la recojo, simplemente para constatar su trabajo, no para evaluar lo que dicen, que ya ha sido previamente comentado.
  5. El documento anterior también viene con un espacio en el que los alumnos anotan las opiniones de los compañeros acerca de su interpretación de la lectura, con ello intento fomentar la escucha activa y que el intercambio de pareceres no se convierta en un vacío intercambio de monólogos como tantas veces ocurre en los debates. Me he dado cuenta de que los alumnos no escriben solo lo que dicen sus compañeros sino que también anotan otros fragmentos seleccionados por sus compañeros, con lo que la reflexión acerca de la lectura aumenta todavía más. Bien por ellos… pero les ha costado ponerlo por escrito durante la misma tertulia, para muestra, un botón:
  6. En clase, un alumno diferente en cada sesión hace de moderador: recordar lo leído hasta entonces, apuntar las normas de comportamiento básicas, anotar y gestionar los turnos y animar la tertulia. No es poco. Es importante que tengan un esquema-guion de los aspectos esenciales que se deberían comentar ese día, lo ideal es negociarlo previamente con el profesor.  Mi recomendación es que el alumno-moderador ese día se concentre en llevar bien el debate y abandone por un día su rol lector.
  7. Los alumnos que no han leído la lectura, tranquilamente pueden seguir leyendo el libro fuera del círculo que forman los que sí lo han leído. Sin reproches. En el momento que el alumno se pone al día de la lectura, entra automáticamente al grupo de tertulia, sin dar más explicaciones. De esta manera saben que si fallan algún día no pasa nada, porque tienen otras oportunidades para recuperar y mejorar. Por lo general, he percibido un aumento lector. Supongo que va relacionado con que ellos son los protagonistas, la lectura se vuelve en definitiva un producto social.
  8. A la mayoría el hecho de leer todos a la vez le parece inadecuado y aburrido, salvo fragmentos muy concretos. A este profesor, también. Sí que leemos entre todos el inicio de la historia, ponemos una base común y partir de ahí cada uno inicia su vuelo. Y la elección del libro es clave. Huelga decirlo.
  9. Las notas las pongo revisando sus intervenciones en las tertulias, por lo general son buenas y así van tranquilos. Si un día, por el motivo que sea no se produce demasiado diálogo, una posibilidad es ofrecer posponer la charla y que cada uno siga leyendo a su ritmo. No hay que forzar. Les ofrezco también una actividad extra por si todavía quieren subir nota. Y la hacen en muchos casos. Más de lo que inicialmente había previsto. (Nota mental: cuando están motivados son capaces de todo).
  10. Si a alguien le asusta este sistema de aprendizaje dialógico le recomendaría vivamente leer la entrada Kit de supervivència per dialogar a l’aula de Sergi del Moral, en la que se concretan algunos buenos consejos para conseguir una buen diálogo en el aula. Así pues, entrada y profesor imprescindible, seguidlo.

La valoración de los alumnos la dejo para una entrada posterior. Quisiera que fueran ellos los que realmente tuvieran la palabra, pero ya digo ya que, por lo general, la acogida ha sido muy buena y la gran mayoría ha coincidido que les aporta seguridad poder comentar aspectos que no les habían quedado claros, que les encanta dar su opinión, escuchar la de los demás y, por supuesto, que el libro y la lectura se disfrutan más así. Dejo dos pequeñas valoraciones de dos alumnos que no son precisamente lectores voraces:

«Hablar del libro sí que me mola, profe».

«Es el primer libro que me leo en 3 años, que realmente me engancha y que me gusta hablar de él».

Asimismo también también les pido que den su opinión para mejorar la tertulia o que comenten aspectos que no les han gustado, pero eso lo concretaré en la entrada de la evaluación. Os animo a probar el sistema y a que comentéis vuestro resultado o cualquier duda en los comentarios.